9 Miedos que bloquean tu creatividad

9 miedos que bloquean tu creatividad

9 Miedos que bloquean tu creatividad

Tenemos tantos miedos que no dejamos salir nuestra creatividad. El ser humano es creativo por naturaleza. Nadie duda de la creatividad de los niños, sin embargo, a medida que crecemos vamos perdiendo esa capacidad de imaginar, crear y soñar.  Los adultos tienen tanto miedo de hacer el ridículo, de la opinión de los demás, que matan su creatividad.

La conformidad y el control nos invaden desde el colegio. Desde pequeños nos enseñan a “no salirnos de la raya”.

1. Miedo a no ser creativo

El primer miedo que hay que desterrar es el de pensar que ser creativo es un talento que tienen sólo algunas personas. Todos nacemos creativos, y de pequeños éramos inmensamente imaginativos, por lo cual esa capacidad está en todas las personas. De hecho, la creatividad interviene en todos nosotros a diario para resolver problemas cotidianos.

La creatividad responde a la flexibilidad mental, a saber adaptarse a las situaciones y sacar provecho con los medios disponibles. Algo tan cotidiano como sustituir un ingrediente por otro en una receta ya denota creatividad.

2. Miedo al fracaso

Aunque se nos dice que para aprender hay que equivocarse, en nuestra sociedad se castiga el error desde muy temprano. Crecemos con miedo al suspenso, al despido, a no hacer nada desconocido o diferente por miedo a las consecuencias.

Una buena forma de perder este miedo es tomar tus  proyectos o ideas como experimentos. Piensa que estás probando algo y no sabes el resultado, pero podrás aprender gracias al proceso de exploración.

Muchos de los grandes descubrimientos de la humanidad se han producido por error. Así que, ¿quién sabe a que puede llevar tu próximo error?

miedo_a_lo_desconocido3. El miedo a lo desconocido

Nos aferramos mucho a saber el aspecto definitivo de las cosas antes de comenzarlas. Queremos saber el aspecto definitivo que tendrá un nuevo negocio, una web, o un producto antes de empezar a desarrollarlo. Un buen ejercicio para perder este miedo puede ser pasear sin un destino concreto,  te llevará a conocer nuevos lugares de tu ciudad.

4. El miedo a ser ilógico

La racionalidad es algo muy valorado en nuestra cultura. Pero, mientras que el hemisferio izquierdo del cerebro puede realizar conexiones lógicas, es el hemisferio derecho del cerebro que realmente permite que nuestra creatividad fluya.

No podemos crear y analizar a la vez, deja salir a las ideas sin criba, para después analizar cuáles pueden ser útiles.

5. Miedo a ser juzgado

Podemos sentirnos heridos cuando nos juzgan, incluso cuando no pretenden ofender. Esto sucede porque tomamos como un ataque hacia nuestra persona lo que sólo es una opinión sobre un trabajo o proyecto. Nosotros somos nuestros peores críticos, y tenemos muchas ideas negativas sobre nuestras propuestas antes de que una persona pueda valorarlas.

Durante el proceso creativo hay que dejar de lado las criticas y estar abierto a todo tipo de ideas, independientemente de si son buenas o malas, la mayoría de las veces son divertidas en realidad, sobre todo las malas. Recuerda que no es más creativo quién mejores ideas tiene, sino quien tiene más cantidad de ellas.

Cuando analices tus ideas, no utilice un lenguaje destructivo como “esto es una porquería”, sé específico en qué necesita mejorar.

miedo_a_mostrarse6. Miedo a mostrarse

La creatividad puede ser muy personal y hacernos sentir vulnerables al mostrarnos a los demás. Cuanto más duro hayas trabajado en algo, cuanto más hayas salido de tu zona de confort, y cuanto más importante sea para ti, más arriesgado será mostrarlo a las críticas externas.

Deja de cuestionar tu trabajo y resalta sus puntos positivos. No dejes que cualquier crítica te afecte, primero razona si es fundamentada o realmente no debes darte por aludido. En caso de ser fundamentada, tómalas como aprendizaje para tus próximos proyectos.

7. Miedo al rechazo

Los seres humanos somos sociales y tenemos miedo a estar solos. Desde el colegio los niños empiezan a discriminar a otros por ser diferentes, con lo cual, si les quedaba algo de personalidad pronto tienden a “normalizarse” para encajar.

Las personas creativas históricamente han sido tachadas de extrañas, peculiares, incluso brujas. Todo esto ha venido por el miedo de la humanidad a lo desconocido, a salirse de la norma, siempre es preferible creer lo que cree todo el mundo que plantearse las cosas de forma diferente.

Para superar este miedo una buena práctica es crear en privado, y después mostrar tus ideas a tu grupo de confianza: tu familia, amigos, pareja, antes de mostrarlo a jefes, profesores o publicarlo.

8. Miedo a no ser digno

Hay personas que sufren el llamado síndrome del impostor. Consiste en que quien lo padece busca constantemente señales de que su trabajo no es tan perfecto como esperaban para probar que no son lo suficientemente buenos.

Incluso los líderes de negocios muy exitosos pueden sentir que sólo tienen éxito por accidente, que han engañado a los demás y realmente no merecen estar en sus funciones.

Recuerda que una idea creativa en tu mente no es tan perfecta cuando se lleva a cabo. La imperfección es inherente a cualquier proceso creativo. Incluso las personas más creativas pueden encontrarse en la imposibilidad de realizar plenamente sus ideas, aspirar a más es algo positivo, siempre se dará el mejor resultado posible.

9. Miedo a la hoja en blanco

miedo_a_hoja_en_blancoEmpezar suele ser la parte más difícil del proceso creativo. Antes de empezar, nos anticipamos y el miedo nos bloquea.

Para evitar este bloqueo creativo tan extendido, hay que comenzar escribiendo, dibujando o diciendo cualquier cosa, por poco sentido que tenga. Hay que forzar un inicio para poder empezar a trabajar sobre ello, proponer una primera solución al problema aunque la deseches poco después.